"...Encender en todas partes la llama divina de la Fe..."
Guillermo José Chaminade
- Operación Burdeos-

 

Noticias

p Carta del P. Manuel Madueño sm
Nueve Asesor del Equipo Nacional

A MIS HERMANOS LAICOS MARIANISTAS-1

                ¡Un saludo fraterno a mis hermanos y hermanas, laicos marianistas, reunidos en 9 de Julio!

 

                Se darán cuenta que me habría encantado estar con ustedes en el encuentro, pero el viaje de Javier a Roma me deja con todo el trabajo parroquial el fin de semana. Igual les mando estas líneas como signo de comunión e inicio de un diálogo que espero que sea frecuente y rico.

 

                Les agradezco mucho su aceptación de mi servicio como asesor de los laicos marianistas de Argentina, que me fue propuesto por el nuevo Consejo regional.

 

                Y simplemente quiero compartir unas reflexiones y sentimientos que me acompañan estos días,  mirando al futuro de nuestra Familia Marianista de Argentina.

 

                El primer sentimiento es de conciencia de fragilidad y de pequeñez, tanto en los religiosos como en ustedes. Es lo que brota de una mirada honesta sobre nuestra realidad. Fragilidad y pequeñez que, de ninguna manera, me llevan a la depresión, al pesimismo o a la tristeza. Y menos a la añoranza de tiempos mejores ni al reproche por nuestros errores o fallas. Y sentimiento que quiero convertir en actitud cristiana de humildad, aceptación serena y ofrecimiento al Señor y a María. Porque Dios da su gracia a los humildes y porque cuando somos débiles, entonces somos fuertes (2 Cor 12, 10).

 

                Mi segunda convicción es que sólo tendremos y daremos vida en la medida que cultivemos cada vez con más profundidad la riqueza de nuestra espiritualidad marianista: espiritualidad de una fe honda y activa que toca el corazón y transforma la vida; espiritualidad que nos une a María en su seguimiento fiel al Señor, en la rumia diaria de la Palabra y en su compromiso por el Reino; espiritualidad de encarnación que nos hace asumir la realidad como don y desafío y encararla con espíritu de discernimiento, audacia y libertad.

 

                La vitalidad y el crecimiento de nuestras comunidades es otra convicción poderosa que tenemos que incentivar. Estamos llamados a vivir en comunidad, a compartir en comunidad la vida y la fe, a revivir hoy el dinamismo y la pujanza de las primeras comunidades cristianas que tanto inspiraron a Guillermo José y Adela. No podemos encerrarnos en pequeños reductos ni pensar que cada uno es marianista a su manera. Tampoco creo que sea tiempo de discutir sobre formas de pertenencia o estructuras de organización. Nuestra Familia Marianista de Argentina debe estar abierta a todos los que se sientan laicos marianistas. Tenemos que reunirnos más, compartir más, invitar más a otros, suscitar y acompañar nuevas comunidades…

 

                Y, por último, nuestra vocación misionera. Si no hay vida cristiana sin comunidad, no puede haber vida marianista sin misión. Misión abierta y misión compartida entre nosotros, religiosos y laicos; misión atenta a las necesidades de nuestra sociedad y a los llamados de la Iglesia; misión especialmente sensible a tantas necesidades de hermanos y hermanas carenciados; misión que integre evangelización y promoción humana; misión unida a otros emprendimientos de grupos eclesiales o sociales que trabajen por la justicia, la paz o la defensa del medio ambiente… ¡Hay tanto para hacer!

 

                Esas son mis inquietudes hoy pensando en todos nosotros. Se dan cuenta que cada una de ellas tiene implicaciones muy concretas si nos las tomamos en serio. Implicaciones que tienen que integrarse en un proyecto compartido y propuestas de acción.

 

                Nada más por ahora. Que María bendiga su trabajo y sus discernimientos y nos inspire a todos fidelidad a nuestra vocación marianista. Fraternalmente

 

                                                                                                                                                                        Manuel Madueño sm




 

 


Nuestro E-mail: clmbuenosaires@gmail.com