"...Encender en todas partes la llama divina de la Fe..."
Guillermo José Chaminade
- Operación Burdeos-

 

Noticias

p Tiempo de Adviento - Blanca Jamar fmi

«Embarcados hacia nuevas fronteras»

Retiro de Adviento 2106.

Adviento es un viaje de esperanza, es ponernos en camino junto a muchos otros, aún cuando no nos encontremos en ocasiones con fuerzas, los pasos de otras y otros movilizan los nuestros.

"Sois llamados y enviados a atravesar las fronteras, geográficas y simbólicas, en los dos sentidos, preferencialmente allí donde las heridas están más abiertas y la vida más amenazada. Andad ... y escuchad lo que la gente dice. Participad de la vida cotidiana del pueblo. Observad y registrad todo cuidadosamente. No os preocupéis con los resultados, el Espíritu irá mostrando el camino. ¡Coraje! Comenzad por donde podáis" (Claudio Perani, sj).

Cruzar en este Adviento tres fronteras existenciales que nos posibilitan acoger esa vida que quiere brotar.

 

1. Del no hay sitio en la posada, a la bendición de la hospitalidad

Vivimos momentos donde la hospitalidad se ha fracturado. Las fronteras se cierran ante hombres, mujeres y niños que buscan desesperadamente un espacio donde vivir y construir su hogar. Dice el evangelista Lucas que "no había sitio para ellos en la posada" (Lc 2,7). Abraham y Sara son bendecidos por Dios cuando hospedan a tres desconocidos (Gn 18, 1-18), se les abren nuevas posibilidades de alumbrar vida donde no la esperaban.

En este Adviento se nos invita a abrir la hospedería del corazón, a asegurar tiempos para compartir y hospedarnos mutuamente: nuestra atención en la escucha, conversaciones que nos nutran, intercambiar con quienes carecen de lo material y recibir su alegría, gestos que traen esperanza; un modo descentrado y generoso de acoger los imprevistos ...

La verdadera hospitalidad implica necesariamente reciprocidad. Es un acto sagrado porque todo ser humano merece ser recibido. A lo largo de la Escritura vernos que son los pobres como la viuda de Sarepta (1 Re 17, 8-16) los que atraviesan las barreras de la acogida y hacen posible la bendición. Es el mismo Señor quien nos recibe en ellos ... Queda mucho por alumbrar de Dios en cada uno de nosotros, y son los otros los que vienen a despertarlo. Externa e internamente ¿cómo recibes a aquellos que llegan a tu vida en este tiempo?

 

El abrazo a los que vienen buscando “posada”

" ... Estamos llamados a cuidar a los más frágiles de la tierra ... " (EG 209)

Gn 18, 1-8: Recrea el pasaje de Abrahán y Sara en tu hoy.

- ¿Qué incomodidad nos generan "nuevos huéspedes" no esperados?

- ¿Qué provoca en mí? ¿Qué necesita ser ensanchado en mi corazón?

1 Re 17,8-16: Cuáles son la harina y el aceite que puedo ofrecer en este Adviento?

 

2. De la saturación que aturde, al silencio que pacifica

Adviento es un tiempo para parar los excesos, el ruido de la eficacia, las prisas, la saturación ... y contemplar en el silencio del corazón los rostros y los paisajes. Sólo en el silencio podemos acoger realidades que se nos hacen incomprensibles. El silencio del Adviento nos enseña a ser pacientes con el ritmo de los otros y el propio. En el silencio se relativizan las necesidades inmediatas porque un" queda abierto a un Misterio, a algo mayor. Silencio sobre nuestras preocupaciones, deseos y figuraciones... "Dios es suficiente para nosotros" (san Buenaventura). José va a aprender a fiarse de los sueños y a entrar en el silencio (Mt 1, 18-25). Adentrarnos en el silencio para escuchar las pequeñas voces a través de las que Dios se nos acerca y nos regala sueños. El silencio hace que nuestra misión se abra más a los modos del Evangelio: la forma en que trabajamos puede hacerse más contemplativa, más abierta, menos dominante, más desapegada y, a la vez, muy compasiva. El silencio va tejiendo en nosotros un compromiso no violento con la vida.

 

El abrazo en silencio de José

- Mt 1, 18-25: Adéntrate en la actitud de José, en ese silencio que significa un abrazo a María y a su futuro; un abrazo a todo lo que no comprendemos; un abrazo a la manera en que Dios obra desde lo humilde de la historia.

"Es bueno esperar en silencio la salvación de Dios"(Lam 3,26).

 

3. De la distancia que endurece, al abrazo de lo frágil

Isabel y María son dos mujeres que presentan aspectos que podrían separarlas, crear distancia entre ellas (experimentamos cotidianamente diferencias sociales, culturales, religiosas, de mentalidad, geográficas, de tiempo vital...). En medio de sus diferencias hay algo que las une, Dios quiere obrar en sus vidas, va a visitarlas, les va a regalar una fecundidad que no podían ni imaginar, y las dos van a consentir. María esta grávida de la Palabra. Ambas mujeres abrazan su fragilidad y la de los otros, han experimentado que en sus vidas todo es don gratuito, que nada depende sólo de su esfuerzo. Están agradecidas y contentas y se lo manifiestan: "Bendita tu vida" ... por confiar en Dios, por ayudar a otros, por mostrarte vulnerable, por arriesgar la ternura; por no dejar que nada endurezca tu corazón. Es la gratitud la que nos da la posibilidad de ver y experimentar todas las cosas a la luz de Dios. El sentimiento de gratitud nos trae alegría y ensancha nuestra capacidad de dar y recibir amor. María deja brotar su canto de agradecimiento e Isabel le sigue. Ambas celebran la acción gratuita y benévola de Dios desde la pobreza e impotencia humana. Se alegran porque Dios mira la pequeñez y la ama; y su misericordia nos abre los brazos desde los más frágiles de la tierra.

 

El abrazo agradecido de dos mujeres que gestan vida

- Lc 1, 39-56: Adentrarnos en la senda de las mujeres del Magnificat. Con María, vacía de sí misma y llena de gracia: ponernos en camino, entrar en otras casas y saludar alegrando.

Con Isabel, moldeable en su ancianidad: bendecir y agradecer.

- ¿Cómo voy a concretar ese cuidar y abrazar lo frágil en lo cotidiano?

- ¿ Qué actitudes de las que viven estas mujeres quiero pedir que crezcan en mi ?

Adviento es un tiempo para entrar en ese abrazo definitivo de Dios a la humanidad que es la encarnación, Jesús cruza las fronteras de lo humano para alcanzarnos. Para prolongar su encarnación en nuestra propia vida necesitamos esos abrazos que nos salvan: El abrazo tierno de los que vienen buscando posada. El abrazo silencioso de José a María aún sin comprender del todo. El abrazo agradecido de mujeres que gestan y acompañan la vida allí donde están .

Blanca Jamar fmi

 




 

 


Nuestro E-mail: clmbuenosaires@gmail.com