"...Encender en todas partes la llama divina de la Fe..."
Guillermo José Chaminade
- Operación Burdeos-

 

Noticias

p LA CHAMIFRASE DEL BICENTENARIO
22 DE ENERO DE 2017

La chamifrase del Bicentenario 1 (147) – 22 de enero de 2017

 

“Que no haya nada en el mundo que debilite en usted el verdadero espíritu de la Compañía de María” 

Carta 655. Al P. Chevaux, 14 de diciembre de 1832.

El Padre Chaminade le escribe al P. Chevaux en un momento difícil de la comunidad marianista de los inicios.  Se suceden las dificultades, las contrariedades, y los conflictos que llegan hasta el escándalo. ¿Cómo pueden pasar estas cosas entre hermanos y miembros de una misma comunidad?  Guillermo José aunque está lejos sabe de qué se trata.  Lo ha vivido y lo vivirá con mayor intensidad y dolor los últimos años de su vida.  Pareciera que no se sorprende demasiado por la situación y por eso afirma: “No se extrañe de las dificultades”.  Hay que seguir viviendo, ya vendrá la calma, confiando más en la gracia de Dios que en los propios sentimientos naturales.  La clave está en que nada debe debilitar el Espíritu de la Compañía, que es el espíritu de María.  Las contrariedades, las dificultades, hasta el desprecio pueden ser ocasión privilegiada para fortalecer este espíritu en quienes vivimos la vocación marianista con autenticidad y generosidad.

A pesar de todo el Fundador insiste en que el fortalecimiento interior debe sostener también la búsqueda de la unidad en la diversidad.  No perdió ocasión hasta su muerte de seguir inculcando este espíritu en sus seguidores.  Estaba convencido como manifiesta en la misma carta, que “si permanecemos muy unidos por la dirección del Espíritu de Jesucristo, bajo los auspicios de María, seremos muy fuertes: el infierno unido no podrá nada contra nosotros”.

En este día que celebramos a nuestro Beato Padre y Fundador, sus palabras son para todos los que formamos la Familia Marianista. Esta carta está recorriendo el mundo en el tríptico del Bicentenario.  Es una buena ocasión para levantar la mirada y dejar de enredarnos en las debilidades y dificultades, y escuchar a nuestro Fundador que nos dice con firmeza y convicción: Que no haya nada en el mundo que debilite en ustedes el verdadero espíritu de la Familia de María.

Pidiendo la gracia de mantenernos fieles al espíritu de nuestros Fundadores, y de permanecer “muy unidos por la dirección del Espíritu de Jesucristo, bajo los auspicios de María”, recemos esta oración propuesta para la celebración del Bicentenario de la fundación de los Institutos religiosos marianistas:

Virgen María, Madre de Jesús y madre nuestra,

a tu solicitud materna confiamos los frutos de este año jubilar.

Ayúdanos a renovar nuestra vida y nuestra misión.

Despierta en nosotros la pasión por el Reino,

por el que tu Hijo entregó su vida.

Contágianos tu amor misericordioso,

atento a toda necesidad de los hombres y mujeres

con quienes compartimos esta etapa de la historia.

Como tú, sentimos nuestra pobreza y debilidad,

pero confiamos en la fuerza y el poder del Espíritu.

Haz de nuestras comunidades

un hogar de amor, de justicia y de paz.

Así, en tu nombre, seguiremos testimoniando la presencia de Cristo

y mostraremos, como deseaban nuestros fundadores,

que también hoy se puede vivir el evangelio

con todo el rigor de su letra y de su espíritu.

 

 

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo,

sean glorificados en todas partes por la Inmaculada Virgen María




 

 


Nuestro E-mail: clmbuenosaires@gmail.com